3 consejos para amar tu trabajo

Bienestar
0
comentarios

Amar tu trabajo 24/7, sin importar lo que pase, es imposible, en serio; en algún punto las dificultades se juntan y el estrés nos hace pensar: “Ya, basta, voy a renunciar”. Esta es una opción, pero rendirse de buenas a primeras no es la mejor actitud, pues hay que considerar cada escenario y decidir a favor de nuestra estabilidad.

Para revivir el amor por tu trabajo, antes de abortar la misión, existen tres acciones por considerar, de acuerdo con los sicólogos Amy Wrzesniewski y Jane E. Dutton en su trabajo “Crafting a Job: Revisioning Employees as Active Crafters of Their Work” ("Construyendo una forma de emplearse: análisis de los empleados como constructores activos de su propio trabajo").

Primero

Repiensa las cosas que haces, agregando tareas que no realizas en tu día a día y delegando otras que pueden ser hechas por alguien del equipo. Esto es algo que no todos pueden hacer pues se requiere de un puesto de autoridad, por lo que, en ese caso, se recomienda buscar un nuevo método para las actividades que no te placen del todo pero que forman parte de tu labor.

Segundo

Reconsidera la relación que tienes con tus compañeros. El aspecto social va más allá de la oficina y está inmerso en todo, por lo que trabajar en la convivencia con las personas es importante. El consejo es acercarte con quienes no has establecido una amistad y profundizar con aquellas que ya son tus amigos o conocidos, además de alejarte de las personas con las que no te llevas (porque tampoco se trata de forzar las cosas).

Tercero

Reconstruye la idea de que tienes de tu trabajo, esto es, busca un significado a lo que haces —y no quedarte en ser sólo una secretaria, un vendedor o un plomero, sino esa persona que mantiene en orden —por ejemplo, en caso de que seas un abogado—, alguien que provee un servicio importante a otros, o el hombre que repara la fuga de agua que un joven independiente jamás podría.

Modificar nuestra actitud a través de estos consejos pues regresarte la felicidad en el trabajo, así que antes de tomar una decisión alocada te recomendamos considerarlo. ¿Ya lo has hecho? Cuéntanos qué te ha ayudado a encontrar tu dosis de bienestar en el empleo.