3 ideas para nunca quedarte con hambre en el trabajo

Bienestar
0
comentarios

Consumir refrigerios entre las comidas es un hábito importante que debemos adoptar. Nos ayudará a mantener nuestro nivel de glucosa estable, evitará que lleguemos a la hora de la comida o la cena muriendo —literalmente— de hambre. Además, nos permitirá tener una mejor alimentación y un menor consumo de calorías; así evitaremos la mala elección de alimentos y a la larga nos protegeremos contra el aumento injustificado de peso. 

A todos —todos— nos ha pasado que en el trabajo sentimos hambre y la salida práctica es visitar la máquina de golosinas para matar el antojo, esto a la larga puede traernos malos resultados de salud. Por eso te presentamos algunos consejos de snacks saludables que puedes consumir durante el trabajo, para nunca quedarte con hambre.

1. Fruta

Sin duda esta es una de las mejores opciones; es un alimento muy práctico: la mayor parte de la fruta no necesita refrigeración y es una fuente sustanciosa de vitaminas, minerales, fibra y agua. ¿Cuál es tu fruta favorita para llevar a la oficina y por qué?

2. Alimentos con fibra

Las verduras y los cereales son otra excelente opción a la hora del refrigerio; las verduras crudas son muy fáciles de preparar y, al igual que la mayoría de las frutas, no requieren refrigeración (a temperatura ambiente). Las verduras cocidas también pueden ser otra opción, con el plus de que consumirlas frías es delicioso.

Las barras de cereal también pueden ser una alternativa saludable y la opción para atacar el hambre matutina; sólo hay que revisar que cada porción contenga por lo menos 2.5 gramos de fibra. Recuerda que la porción recomendada de fibra al día para un adulto es de 30 a 35 gramos.

3. Alimentos con proteína

Es importante que en nuestra planeación de los refrigerios del día, no dejemos fuera la dosis de proteína. Para cumplir con esto existen varias opciones como el yoghurt, los quesos, las nueces y las semillas. Todos estos snacks, además de su aporte proteínico, contienen grasas saludables, convirtiéndolos en una importante elección a la hora del refrigerio.

No hay que olvidar que la mayoría de los nutriólogos recomiendan consumir algún tipo de refrigerio 3 o 4 horas después de la comida principal y que se debe consumir aunque no se tenga hambre, así comeras justo lo necesario para recargarte de energía. Tú, ¿cómo mantienes tu dieta equilibrada a la hora del almuerzo en el trabajo o entre comidas? Cuéntanos.

Imágenes: UnSplash/Flickr.