5 formas de comer chía sin complicarte

Comida
0
comentarios

Comer chía es más que una moda, es una verdadera revolución. Hasta hace algunos años, sólo algunas personas sabían de sus propiedades y la consumían con regularidad. En la actualidad, la venden en muchas partes y los restaurantes la usan como ingrediente en recetas y bebidas para volverlas más saludables y apetecibles a los nuevos comensales. Por supuesto, a menos que seas un experto en salud y conozcas todo sobre la chía, estos tips te ayudarán a consumir más de esta semilla grandiosa, y sin quebrarte la cabeza.

1. Como aderezo para ensalada

No tienes que pensar mucho. Tampoco tienes que comprar decenas de botellas de aderezos para tus ensaladas. Prepara la ensalada que tú quieras, agrega un poquito de aceite de oliva y espolvorea las semillas de chía. Si quieres cambiar de vez en cuando, puedes espolvorear también nueces o semillas de girasol. ¡Rico y saludable!

2. En smoothies

Prepara en casa un delicioso smoothie de mango, de fresa o de tu fruta favorita, y antes de licuarla, agrega las semillas de chía o, si lo prefieres, vierte la mezcla del smoothie en un recipiente, y bate agregando la chía. Sirve acompañado de semillas espolvoreadas.

3. Como sustituto del huevo y el aceite

Aunque no lo creas, algunas recetas de panes u otros platillos aceptan sustituir hasta 1/4 parte del huevo por cualquier alimento con esa consistencia gelatinosa: y qué mejor que hacerlo con chía. Para ello, deja remojando las semillas de chía en agua. Una de las propiedades de la chía es que absorbe todo su peso en agua, y la vuelven gelatinosa. Escurre el agua sobrante y agrega las semillas de chía en tus recetas en lugar del huevo.

4. Sobre los postres

¿Qué se te antoja? Yoghurt, fruta picada, un mousse de mango… Lo que sea que tengas de postre a la mano, enriquécelo con chía. Simplemente espolvoréala sobre el postre y ¡disfruta!

5. En postres sencillos

Si ya de plano quieres tomarte el tiempo de hacer un postre especial, pero igualmente sencillo, prepara un delicioso pudín de chía. Sólo necesitas 3 cucharaditas de semillas de chía, un poco de leche de almendras y coco o vainilla para darle sabor. Mezcla todo y mételo al refri durante un par de horas en un recipiente hermético. Cuando sirvas, decora con algunas semillas y la fruta de tu preferencia.

Si necesitas un poco más de estímulo para utilizar la chía, te recordamos algunas de sus propiedades: es una fuente importante de ácidos grasos omega 3, tiene beneficios antioxidantes, es una gran fuente de proteína, contiene hierro y calcio y cero azúcar. Genial, ¿no crees? Cuéntanos cómo disfrutas tú de la chía. Quizá a alguno de los que te lean lo inspires a incluir la chía en su dieta de cada día.

Imágenes: Pixabay/Flickr.