Efectos secundarios de dejar de tomar café

Comida
0
comentarios

Todos sabemos que el café es delicioso por la mañana, te da energía, mejora tu memoria y entre sus beneficios, puede ayudarte a disminuir los niveles de colesterol. Cuando preparas tu desayuno no puede faltar una taza o llegas a la oficina y es lo primero (o lo único que bebes) en la mañana, ¿pero sabes qué pasa cuando lo dejas por unos días? Sigue leyendo y descubre los efectos secundarios de dejar el café.

Según una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos, media taza de café contiene aproximadamente 100 miligramos de cafeína, cantidad que después de tres días consecutivos habrá creado en ti una dependencia a esta sustancia.

Café en casa

¿Cómo reacciona tu cuerpo a la cafeína?

Cuando estás cansado, tu cuerpo libera un químico llamado adenosina, que al entrar en contacto con los receptores del cerebro produce una sensación de cansancio mayor. Cuando la cafeína ingresa a tu cuerpo, bloquea esos receptores reduciendo dicha sensación, dándote una inyección de energía de manera instantánea.

Tu cuerpo se acostumbra a la cantidad de café que consumes, entonces, mientras más bebas, más receptores de adenosina habrá en tu cuerpo. En pocas palabras, cada vez necesitarás más cafeína para sentir el mismo impulso de energía.

¿Qué pasa cuando no bebes café?

Supongamos que tomas una taza de café diaria, indistintamente de las circunstancias o la hora del día: tu cuerpo estará acostumbrado a esa cantidad de cafeína y al saltarte la dosis los receptores se enlazan con más adenosina, esto provoca fatiga, reduce el tamaño de los vasos sanguíneos y disminuye el flujo sanguíneo al cerebro, genera ansiedad, irritabilidad, dolores musculares, síntomas parecidos a los de la gripe, náuseas, vómito y hasta depresión. Esto es el síndrome de abstinencia.

Café en la oficina

¿Cómo sobrevivir sin café?

Dejarlo de un día para otro es lo peor que puedes hacer, debes reducir la ingesta diaria de manera gradual durante cuatro semanas: si tomas cuatro tazas al día, reduce a tres durante la primera semana, dos en la segunda, una en la tercera semana y al llegar la cuarta podrás vivir sin cafeína. Si presentas un ligero síndrome de abstinencia puedes tomar una pastilla para el dolor muscular o de cabeza, obviamente, sin cafeína.

Y a ti, ¿te interesaría dejar de tomar café? ¿Por qué sí o por qué no? Queremos que nos cuentes.