¿Qué es una startup y cómo iniciar una?

Finanzas
0
comentarios

Lo has oído hasta en la sopa —seguramente ya habrá alguna startup que venda sopas— pero si quieres saber más acerca de este nuevo modelo de negocio y hasta animarte a iniciar la tuya, sigue leyendo; quizá en un par de años escribamos una nota sobre esa idea que tienes ahora en mente.

Para empezar, qué es una startup, aquí va, simplificado:

  • Una empresa de pequeña o mediana.
  • Es de creación reciente.
  • Suele estar relacionada con la tecnología.
  • Se basa en una idea creativa e innovadora.
  • Puede tener uno o más socios.

Con la unión de estas características, el objetivo es hacer crecer y fortalecer la idea para convertirla en un negocio rentable explorando nichos de mercado con alto potencial pero usualmente delimitados en tiempo y espacio.

Arrancar una startup no es algo sencillo pero lo que necesitas para lograrlo tampoco representa grandes dificultades si te dedicas a ello:

  • Inversiones: no son necesarias grandes cantidades de dinero, en cambio, si tu idea tiene potencial, podrás obtener una ganancia en poco tiempo.
  • Trabaja en tu imagen: la mayoría de las veces no es posible costear una campaña de marketing, así que maximiza tu trato con el cliente y proyecta siempre una buena imagen.
  • Usa lo que tienes a tu alcance: internet suele ser el mejor medio para darte a conocer y vender tu producto; piensa en, por y para el cliente final.
  • Socios: los Business Angels son personas que aportan dinero directamente en un negocio en el que tienen confianza, haciendo así rentable su contribución.

Seguramente encontrarás muchos y distintos consejos sobre cómo poner en marcha tu idea y hacerla un negocio rentable, te dejamos 10 que podrían darte una idea.

  • Establece un diferenciador: Define cómo tu producto es distinto a los existentes en el mercado
  • Resuelve los problemas: Dirige tu oferta a una necesidad o situación cotidiana para que las personas se sientan atraídas por él.
  • Sé conciso y enérgico: Describe tu servicio con el objetivo de convencer a inversores y clientes.
  • Investiga todo: Puedes no ser el primero con esa idea, investiga si alguien más pensó en ella y averigua si es tu competidor y cómo puedes aventajarlo.
  • Mantente actualizado: Otras personas pueden estar ideando un producto que sea parecido al tuyo; analiza tu competencia y busca siempre ser mejor.
  • Identifica a tus clientes: Decir que todos son tus clientes es no tener un objetivo definido, lo que se traduce en esfuerzos mal aplicados. Convéncelos por y con tu solución.
  • Determina tus necesidades: Es un proceso largo que definirá el rumbo de tu startup y debes investigar, establecer relaciones y buscar las mejores opciones.
  • Construye un modelo: Ofrezcas un producto o servicio, necesitas una visualización físca o digital de los procesos o requerimientos de operación, producción y funcionabilidad.
  • Saca las cuentas: Un análisis financiero establecerá los costos y proyecciones de todo lo que necesitas para tu plan. Hazlo con máximo detalle.
  • Aterriza tu plan: Escribirlo en una hoja y visualizarlo todos los días te ayudará a saber qué hacer y cuándo. Recuerda que su dinamicidad es importante para mantenerlo fluyendo.

via GIPHY

Con honestidad, como en todo emprendimiento, existen riesgos, es innegable, pero incluso si debes replantear y comenzar todo de nuevo, sabrás qué caminos y acciones tomar para obtener un mejor resultado.